De lo ilegal a lo comercial


El graffiti es un arte callejero, que en muchos países es ilegal; pero estos artistas dieron un paso más y comercializaron su trabajo.

Todos hemos visto algún graffiti que nos gusta y que sale de los <<rayones>> normales que vemos en las paredes; pero hay artistas que van más allá y que no sólo se vuelven famosos, sino comerciales. Comprar algunos de sus diseños, su nombre en playeras o gorras y ser parte de una colección importante, son algunas de las cosas que lograron estos pintores callejeros.




Empecemos con un italiano que prefirió permanecer en el anonimato, lo único que se conoce de él es su graffiti y su seudónimo, BLU. Vive o vivía en la región italiana de Emilia-Romaña y es un nocturno del arte desde 1999. Su fama comenzó cuando se volvió uno de los chicos malos, de esos que los protege la noche y les da la libertad de expresarse, él lo hizo de manera ilegal en pleno centro histórico de Bolonia.




Es considerado uno de los mejores y fue premiada por el Festival Internacional de cortometraje de Clermont-Ferrand, por su animación llamada <<MUTO>> donde mezcla fotografías de su obra y le agrega un poco de animación (blublu.org)

El siguiente artista pasó de ser el graffitero más buscado por la policía a vender sus obras en más de 30 mil dólares. Muchos dicen que ya conocieron su rostro, pero en realidad lo único que saben de él, es que se llama Banksy. Oculta su identidad tras una máscara de chango y le huye a las cámaras pues lo que hace es ilegal. Comenzó como cualquiera, plasmando su firma por toda Inglaterra y cuando empezó a hacer trabajos más grandes los dejaba a la mitad, pues tardaba mucho y de repente llegaba la policía.


Banksy llegó a las exposiciones y al reconocimiento internacional cuando, disfrazado, se introdujo en museos famosos de todo el mundo, para colgar clandestinamente alguna de sus obras. Sutrabajo más significativo fue realizar una galería en el Muro de Cisjordania, construido por Israel, en territorios situados en la franja de Gaza, donde combinó varias técnicas y así transmitir varios mensajes; convirtiéndose en noticia mundial.


Si quieren tener uno de sus graffitis colgados en la pared, deben tener 25 mil libras, es decir, 39 mil 780 dólares. Hay tres métodos para obtener una obra de Banksy; las subastas, por correo electrónico o mediante la página web de su agente, Steve Lazarides (banksy.co.uk).



El último es el graffitero más comercializado de todos, tanto que muchos jóvenes que portan sus playeras o gorras, creen que OBEY es sólo una marca. En comparación con los demás, él no tiene problemas con la fama pues se conoce su rostro y su nombre (Frank Shepard Fairey), es un diseñador gráfico estadounidense que llevó su habilidad a hacer pegatinas e inundar la ciudad con su arte urbano.


Su trabajo ha sido muy controversial, ya que en cuanto empezó a hacerse conocido se <<vendió>> con varias marcas publicitarias, pero al mismo tiempo lucha con lo ilegal de su graffiti. Muchos sólo lo tachan de vándalo, pero otros lo admiran y compran su ropa.


Su diseño más popular fue el retrato de Barack Obama con la leyenda HOPE, que enseguida fue utilizado por el presidente de los Estados Unidos para campaña electoral. Ahora, el graffiti es parte de la colección de retratos de National Portrait Gallery en Washington (obeyclothing.com)




Pero todo Ying tiene su Yang y así como ellos tres se comercializaron, hay otros artistas que hacen todo por preservar la esencia del graffiti y siga siendo el arte urbano ilegal como cuando comenzaron y debían hacerlo por la noche. Algunos son Indult, Katsu y el mexicano Zombra.

#NeoPulp #Artes

Contacto

NeoPulp, Año 1, junio 2017, es una publicación periódica editada por Viridiana Morales, Cuautitlán Izcalli, Estado de México, C.P. 54720, www.neopulp.com. Editor responsable: Viridiana Morales . Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 03-2017-000000000000-00, ISSN: 0000-000, ambos otorgados por el Instituto Nacional de Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este sitio, Viridiana Morales, Cuautitlán Izcalli, Estado de México, C.P. 54720.