Una cinta para no olvidar

Estar en la trinchera de lucha se torna difícil cuando estás del lado de los pobres, los marginados, los olvidados, esos a los que les violentan sus derechos, los reprimen, ellos a los que la injusticia social toco su puerta; reflejo de ello lo realiza el cineasta mexicano Francisco Vargas Quevedo en la película El violín, rodada en 2006 y la cual ha obtenido más de 55 premios en festivales nacionales e internacionales.



La trama es la historia de Plutarco Hidalgo, un hombre violinista, campesino de avanzada edad, que con su hijo y nieto se dedican a la música rural, pero además llevan una doble vida, pues participan en la guerrilla que planea levantarse en armas en contra del gobierno opresor durante la Guerra sucia en México.


Cuando el ejército entra al pueblo de Plutarco, los guerrilleros huyen a las montañas, abandonando todo y dejando pertenencias en sus viviendas así como municiones; el hilo conductor de la historia es Plutarco, en él se recalcan las generaciones de lucha y resistencia de los pueblos sometidos, su plan es recuperar las armas escondidas que tiene en una parcela de maíz.


Plutarco va logrando su estrategia con el pretexto de su música, que llega a cautivar con recelo al capitán del ejército. Pero no es la historia sencilla, ni la que tiene un final bonito o feliz, es la historia real que tiene como remate un “se acabó la música”. Es la historia de los que no son “agachados” esos que no se acobardan, son esos sublevados, los que defienden lo que por ley y derecho les pertenece. El estilo visual en blanco y negro sitúa la cinta en una línea atemporal y realista. Es verdad, la película es una obra maestra porque contextualiza la situación campesino-ejercito-gobierno, no sólo de México sino de cualquier lugar o cualquier guerrilla.

El violín es una cinta dramática con fuerza, a pesar de que la fotografía no tiene violencia explícita se sobreentiende el dialogo y la trama. El ritmo se maneja impecablemente en el largometraje. La actuación del protagonista principal engancha de inmediato y es memorable, aquí no hay rodeos, la cinta es la crítica a la represión, a las comunidades en resistencia, a la desigualdad, pero sobre todo a la denuncia. Es por eso que la película pertenece al cajón de las joyas y en definitiva es altamente recomendable El violín porque es una cinta que no se puedo olvidar por la calidad de su contenido en todo sentido.

Publicaciones
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon

Contacto

NeoPulp, Año 1, junio 2017, es una publicación periódica editada por Viridiana Morales, Cuautitlán Izcalli, Estado de México, C.P. 54720, www.neopulp.com. Editor responsable: Viridiana Morales . Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 03-2017-000000000000-00, ISSN: 0000-000, ambos otorgados por el Instituto Nacional de Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este sitio, Viridiana Morales, Cuautitlán Izcalli, Estado de México, C.P. 54720.