La pasión por los libros

Existen libros tan altos o tan largos que no caben en ningún anaquel, algunos con hojas tan delgadas que da miedo cambiarlas, unos tan pesados que nunca sabemos dónde acomodarlos para poder siquiera hojearlos, algunos que merecen el honor de estar en un lugar especial por su belleza estética más allá de su contenido, desafortunadamente no todos tenemos la dicha de haberlos visto, haberlos tocado y mucho menos poderlos leer.

Desde hace poco más de 20 años inicie mi pequeña biblioteca con apenas unas cuantas docenas de libros, en eso tiempos no era muy difícil hacerse de ejemplares bonitos y cuidados en el mercado de segunda mano, en las librerías de viejo o en los tianguis de pulgas, con el paso de los años la expansión de internet ha sido brutal y el desarrollo de nuevos gatgets han venido a desplazar en buena medida a los libros más comunes, sin embargo, desde siempre han estado esos otros libros, que adquieren importancia no solamente por su contenido estrictamente literario, sino por otros elementos como su antigüedad, la temática, el autor, el impresor, su rareza, su encuadernación, sus ilustraciones, el estado general, en fin, eso que los convierte en objetos exquisitos.

Cada día existen menos bibliotecas particulares, poco a poco se van extinguiendo los bibliófilos y además cada vez los libros exquisitos, esos que son vistos también como piezas de arte e historia, son más escasos y más caros, lo cual los hace menos accesibles al público en general o a los bibliófilos sin mucho dinero.

Pero también en estos tiempos es más fácil saber de su existencia o poder acercarse a ellos de manera virtual, a través de muchas páginas de bibliotecas públicas o de acervos universitarios o de instituciones de investigación, que han digitalizado muchos de sus ejemplares y de esa manera permitir que salgan a la luz después de quizá cientos de años las bibliotecas siempre han cumplido una importante labor social, transmitiendo y preservando el conocimiento, el poder de la escritura, radica en que es una forma de transmitir y almacenar conocimiento y hacer que pueda trascender en el tiempo, pero también en su capacidad de recrear un mundo o varios mundos; de contar una historia o varias; de hacernos partícipes de

emociones ajenas y de cuestionarnos nuestra realidad (¿o realidades?) inmediata(s).

Quienes tenemos nuestra pequeña biblioteca particular, encontramos una enorme cantidad de problemas, empezando con el espacio en casa y terminando con el cuidado extremo que requieren algunos libros, sin embargo la pasión que los bibliófilos sentimos por los libros nos empuja a realizar hasta lo imposible para que nuestros ejemplares perduren en buen estado y se guarden el mejor lugar, cualquier biblioteca es “una memoria común” de los seres humanos; Leer, es entrar en la mente de otra persona y los libros son un viaje a través del tiempo, el secreto está en saber que libros se deben de leer, los ojos no se deben de desperdiciar y cansar en lecturas que no valen la pena, intentar explicar que elementos dan o quitan valor a un libro y cuales lo convierten en un exquisito, no es una tarea fácil ya que depende de muchos factores entre los cuales a veces se encuentra incluso, nuestros propios gustos y apetencias a los cuales, no siempre

es fácil abstraerse para alcanzar una postura objetiva.

A propósito de esto hasta el lunes 25 de abril pueden disfrutar de una exposición de libros antiguos y exquisitos en la casa de la cultura de Azcapotzalco, aún tienen el fin de semana para acudir la entrada es gratuita y el recinto abre sus puertas al público de 9:00 a 20:00 hrs.

Publicaciones
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon

Contacto

NeoPulp, Año 1, junio 2017, es una publicación periódica editada por Viridiana Morales, Cuautitlán Izcalli, Estado de México, C.P. 54720, www.neopulp.com. Editor responsable: Viridiana Morales . Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 03-2017-000000000000-00, ISSN: 0000-000, ambos otorgados por el Instituto Nacional de Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este sitio, Viridiana Morales, Cuautitlán Izcalli, Estado de México, C.P. 54720.